La ilusión del control (el hombre, la ciencia y sus límites)

Ya lo sé: no es actual. Es de 2008.
También sé que es una película de dibujos animados. Me da igual. La he visto cuatro veces. Hasta en inglés. Y no dejo de reírme. Y me hace pensar. Por ejemplo en que, en un momento dado, tiene lugar una conversación muy significativa entre los dos maestros, la tortuga Oogway y el zorro (?) Shifu. El maestro tortuga, a punto de morir, ha llegado a un nivel de sabiduría considerable.

Intenta convencer a Shifu de que Po es el elegido, el guerrero del dragón, que tedrá que matar a Tai Lung, un guerrero parecido a un tigre gris muy poderoso. Shifu ve imposible hacer de Po algo más que un panda gordísimo. No cree que Po sea el guerrero del dragón, con lo que ve imposible que pueda derrotar a Tai Lung. Y aquí viene una lección en toda regla. Oogway le dice: "debes renunciar a la ilusión del control". Ojo, que no se me ha ido la olla. Se desarrolla entonces un singular diálogo, que comienza Oogway, tomando de ejemplo un melocotonero:

-Mmm... Mira este melocotonero. Yo no puedo hacer que florezca cuando me plazca, ni puedo obligarle a que dé frutos antes de tiempo.
-Pero hay cosas que podemos controlar -replica Shifu, mientras golpea con su bastón el árbol y hace caer un melocotón, que enterrará mientras habla-. Puedo controlar la caída del fruto. Puedo controlar dónde plantar la semilla. Eso no es una ilusión, maestro.
-Ah... Sí, pero hagas lo que hagas, esa semilla se convertirá en un melocotonero, tú podrás desear una pera o una naranja, pero te dará un melocotón."

Buenísimo ejemplo para explicar cómo nace la agricultura. Pero, sobre todo, para explicar que conviene conocer y aceptar nuestros límites, cosa que reporta felicidad y paz. Y eso, tanto a nivel personal como colectivo. La inteligencia humana -"que ve el antes y el después", como dice Shakespeare en Hamlet- es capaz de inventar (del latín invenire: encontrar, ir hacia un sitio y ver qué hay) las reglas que existen, a pesar de él, en la naturaleza. Ahí está la clave: en la conjunción de las dos cosas. Hay reglas, las podemos encontrar, pero no las hacemos nosotros. Y así, de un plumazo, Oogway ha explicado -quizás sin darse cuenta- una de las consecuencias del concepto creación: Alguien inteligente crea algo inteligible para otro inteligente, para que lo conozca y transforme, según lo que cada cosa es. A eso se le llama Ley Eterna y Ley Natural, en el hombre. Por tanto, el control total -y "total" es la palabra clave- no es más que una ilusión y un potente deseo del hombre. Las cosas, resumiendo, son como son, a pesar de que en ese "como son" hay mucho que hacer. O, dicho con palabras de Oogway: "Te dará un melocotón", porque es un melocotonero.
(Huelga decir que recomiendo la película)

Comentarios

Mariela ha dicho que…
y a veces el primer paso para tener mucha paz y estar contentos es reconocer ese límite...la soberbia es tan mala.
Anónimo ha dicho que…
Pero con cierto -mucho, en tiempo y cantidad- desarrollo, ¿no puede el ser inteligente para quien ha sido creado el mundo inteligible entender, conocer y dominar -totalmente- ese mundo inteligible? Porque... las leyes de ese mundo inteligible no varían... ¿no? El hecho de que no haya sido quien ha creado ese mundo no quita -al menos así de primeras- que no se pueda dominar... Tú dominas tu móvil... Hoy por hoy no se puede hacer que sea lo que no es, pero sí jugar con ello, y no es descartable que, con progreso concentrado, se pueda cambiar incluso... Los del medievo, si estuvieran aquí, pensarían que ya hemos llegado a tal situación...
jose quintano ha dicho que…
Hay un límite en dos sentidos: no puedes hacer que sea otra cosa; y si puedes (segundo sentido) es porque lo es ya en parte. La realidad nos precede. Y si podemos cambiarla es porque tiene unas reglas que no hemos puesto nosotros: tiene esa potencialidad, que es lo que el científico llega a conocer. Cuando un científico descubre que tal proteína cura tal enfermedad, lo descubre. Eso es mucho, pero no es todo: ahí estaba esa capacidad de la proteína, siglos antes de que ese hombre naciera.
Si lo llevas al límite, sale esto: el hombre trabaja con cosas creadas. No las crea. Necesita una materia: no puede hacer algo de la nada. Ese es el límite. Los griegos no entendían esto. Y no les culpo: no es sencillo, porque no es natural.
jose quintano ha dicho que…
El hombre solo crea cuando ama: ahí hay cosa que no existía.