El poder (esa palabra)


He aquí dos fotografías que hice con el teléfono hace un tiempo, para un concurso fotográfico de pacotilla. Son de alguien menos que aficionado. Enfocas a un sitio o a otro y quedan dos imágenes diferentes. El enfoque es importante. Y, en este caso, metafórico.
Hablemos del poder. Hay quien lo une irremediablemente con el dinero. Tiene parte de razón. El cochazo -no entiendo mucho, pero un Corvette lo es, sino me equivoco- simboliza ese tipo de poder. Los libros -algunos repetidos- otro tipo de poder. 
Leí en el twitter de alguien una frase de otro alguien (famoso, en principio) que explicaba muy bien lo que quiero decir: "Nadie es rico hasta que tiene lo que el dinero no puede comprar". Traducido sería algo así como: "¿Sólo tienes un Corvette? Bah, eso se compra con dinero".
Los libros simbolizan lo espiritual: ese patrimonio humano, que puede incluir o no lo sobrenatural (la fe), y que otros seres no tienen. Con la cabeza y la voluntad y los sentimientos nos las habemos con el mundo, y no con las uñas, los bíceps y nuestra escasa velocidad... Nuestro cuerpo es muy peculiar, porque está preparado para el espíritu: somos "cuerpalmas". "Almuerpos" suena francamente mal. O sea: algo más que animales, y algo menos que espíritus. 
Ahora bien, quien desarrolla su cuerpo al máximo y deja su espíritu al margen es tan incompleto como quien hace lo contrario. Ni tanto, ni tan calvo.

Comentarios