Charles Dickens y la educación (y las manías estresantes)

Ayer noche acabé "Tiempos difíciles", ese librazo de Dickens, que publicó poco a poco, por capítulos, en un diario. Así lo he leído yo también: poco a poco. 

Lo cierto es que tomé varias fotos mientras lo leía, por comentar asuntos interesantes, pero me he decidido por la última, a punto de acabarse esta novelaza.

Se lee, casi al final de la página, la siguiente frase, que es casi una declaración de principios y, a mi modo de ver, un resumen del libro:

"La gente ce tiene que divertir. No esztán hechoz para eztar ciempre aprendiendo y ciempre trabajando. Tenemoz que vivir, caballero". 

Al respecto, una anécdota que me atrevería a llamar casi anecdotorra, por lo descomunal de la enseñanza y lo bien que viene a lo que comentamos aquí.  
Un profesor que pilla in fraganti a un chiquillo de primaria encaramado en lo más alto de un árbol. Con paciencia, el maestro espera abajo: no le ha hecho falta nada para que el chico piense que debe bajar y ponga manos a la obra. Una vez en el suelo, el niño, como avergonzado, mira al profesor y le pregunta:
-¿Se ha enfadado?
El profesor esculpe en el aire:
-Estoy muy contento: un niño que no ha subido a un árbol no puede ser padre.

Tomemos la frase como metáfora. Metáfora que probablemente el chavalillo no llegara a entender.
El niño que no juega sale raro de mayor. A cada edad, sus cosas. No vale -y empalmo con Dickens- atiborrar a los niños de cosas siempre, a todas horas: inglés hasta en la sopa, mates hasta en los descansos, lectura en las esquinas de clase y clase... 

-Todo tiene que ser educativo-, oigo que gritan algunos como objeción. 
-Así es -respondo-, pero no todo tiene que ser "enseñante". 

Un juego es educativo, porque hay normas, porque convives, porque fracasas, porque te mides contigo y con los demás, porque sacas el tigre que llevas dentro, porque "la gente ce tiene que divertir. No esztán hechoz para eztar ciempre aprendiendo y ciempre trabajando. Tenemoz que vivir, caballero". 

¡Qué bien nos vendrían más Dickens hoy día!


PD: Me imagino que a estas alturas de post no hay que decir que recomiendo vivamente...
a. leer "Tiempos difíciles", de Dickens
b. desconectar, gritar, reír, hacer deporte, escuchar música, tomar cerveza con amigos: jugar.

Comentarios